A pocos meses de que Argentina recupere su democracia, Astor Piazzolla brindaba uno de sus espectáculos más recordados.

El 11 de junio de 1983 se presentó en el mítico Teatro Colón para ofrecer un concierto dedicado exclusivamente a su obra junto a la Filarmónica de Buenos Aires.

Los críticos indican que este concierto marca el momento en el que el marplatense ingresa en la consideración de los académicos.

Antes y después, había sido y es reconocido por el pueblo que ama la música ciudadana.