Nueva York era cuna hace 110 años deBernard Hermann, uno de los más importantes compositores de bandas sonoras para cine.

Autor de la música de “El Ciudadano” (esta película de Orson Welles es considerada la mejor de la historia) y Fahrenheit 451, entre otras.

Los cinéfilos, indudablemente, lo asocian automáticamente con Alfred Hitchcock.

Herrmann escribió las partituras de “Vértigo”, “Intriga internacional” y Psicosis”.