Riders on the storm
Into this house we’re born
Into this world we’re thrown
Like a dog without a bone, an actor out on loan.

Una de las tantas hermosas canciones de Jim Morrison comienza así. La traducción sería:

Jinetes en la tormenta
En esta casa nacimos
En este mundo, fuimos arrojados
Como un perro deshuesado; un actor suplente.

Este 3 de julio se conmemora el 50º aniversario de la muerte del integrante más carismático de The Doors, la banda que supo darle una nueva impronta al rock a mediados de los 60.

“En pleno apogeo del hippismo instituyó desde uno de sus epicentros un disruptivo nuevo modelo de rockstar. , Morrison se entremezcló entre las múltiples expresiones que oficiaban de banda de sonido del denominado verano del amor y las flores”, menciona Hernani Natali, quien se especializa en este tipo de periodismo.

Y agrega: “su figura sobresalió por la mirada oscura con la que abordó el existencialismo, desde líricas inspiradas en lecturas de Charles Baudelaire, Aldous Huxley, Arthur Rimbaud, Antonin Artaud y Paul Verlaine, entre otros; en contraposición al carácter optimista y luminoso que predominaba”.

Recordamos a este artista, a medio siglo de su muerte, con el video oficial de “Roundhouse Blues”: