Los años y los siglos y el milenio pasaron y nadie jamás puso en duda que el rostro que ilustra estas líneas sea el de Johann Sebastian Bach.

Su paso a la inmortalidad se registró un día como hoy, pero de hace 271 años.

Los entendidos aseguran que fue el referente alemán del barroco y uno de los mejores músicos de todos los tiempo.

También mencionan que se destacó como organista y clavecinista, ponderando cada una de sus obras.

Nosotros, los terrales, sólo nos tomamos tres minutos para disfrutar de esta versión de la Suite n.º 1 en el cello del francoestadounidense Yo-Yo Ma.