El 9 de julio de 1935 llegaba a este mundo Mercedes Sosa, la voz de nuestro folklore y nuestra cultura.

Su compromiso político determinó que pase a una lista negra de artistas por lo que tuvo que exiliarse.

Lejos de estas tierras y dentro de ellas, cautivó a sinfín de público, con su estilo único e inigualable.