El 31 de marzo de 1990, el cantautor cubano Silvio Rodríguez se presentaba en el estadio nacional de Chile, lugar donde fueron torturadas y asesinadas muchas personas durante el inicio de la dictadura de Augusto Pinochet.

La crónica menciona que el recital del trovador tuvo lugar “tras una larga pausa cultural impuesta desde 1973”.

Silvio fue proscrito por los militares y censurado por los medios oficiales del vecino país.

Su obra, sin embargo, penetró ese muro y sus canciones eran entonadas en peñas y actos semiclandestinos.

Recordamos el recital emitido por la Televisión Nacional de Chile: