La imagen del sorteo entre Maradona y Gaetano Scirea se viralizó hace un par de años: el árbitro Jan Keizer arroja la moneda y, a excepción de Diego, todos se quedan atónitos viendo la suerte que deparará el sorteo.

“Cuando la suerte no te importa y el destino está en tus manos, no mirás la moneda”, es la frase que acompaña aquella foto histórica que hoy cumple 35 años.

La mentalidad ganadora de Diego era única. Y en ese partido, que comenzó con un insólito penal sancionado a Garré, Maradona empezaría a dejar claros indicios que sería EL jugador de aquel mundial.

En aquella tarde fría y soleada de Cerri del jueves 5 de junio de 1986, con el acompañamiento del silbato de la CAP, el mejor jugador de todos los tiempos marcaría un gol con una estética y sutileza jamás vista.

A los 34 minutos, Diego le gana en velocidad a Scirea y con una caricia deja sin reacción a Galli. Gol extraño se leyó alguna vez; en realidad se tendría que haber dicho: gol único.

El partido completo: