El 9 de junio de 1996, por la fecha 12 del Torneo Clausura, Boca recibía a Belgrano de Córdoba.

Nadie lo sabía. Ese día Diego marcaría su último gol oficial de jugada, cuando en tiempo de descuento dejaba desairado al arquero César Labarre, quien en el inicio del complemento le había atajado un penal al mejor jugador de todos los tiempos.

El triunfo fue para el xeneize por 2-0. Y más allá del golón, Maradona había asistido a Sergio Martínez en el primer tanto.

El grito de Diego, sus pases, la emoción de su familia, en el siguiente enlace: