El 20 de octubre de 1976 comenzaba a escribir su historia en primera división el mejor futbolista que haya existido: Diego Armando Maradona.

Aquella tarde Argentinos Juniors recibía en La Paternal a Talleres de Córdoba por la octava fecha del Grupo D del Nacional.

Juan Carlos Montes, el DT del Bicho, le dijo al 16 “Prepárese nene; juegue como usted sabe, y si puede tire un caño”.

Pelusa remplazó a Rubén Giacobetti  y la primera pelota la recibió de espaldas, se sacó a un hombre de encima y tiró un “tubo” a Juan Domingo Cabrera.

Dicen que siete mil almas estuvieron presente ese domingo en el cambió el fútbol para siempre.

“Me acuerdo que salí a las diez de la mañana de casa con el único pantalón que tenía, que era de corderoy (pana). Como hacía un calor bárbaro me miraban todos en el tren, en la calle y en el colectivo. Pero bueno, era el único que tenía”, dijo Maradona en su momento a ESPN.