Minutos antes de las 15 finalizó el operativo en Villarino Viejo que se había iniciado en las últimas horas del sábado luego del hallazgo de un cuerpo en la zona de la ría lindante a las vías del ferrocarril que une Ombucta con la estación Aguará.

Cristina Castro no descartó que los restos encontrados sean los de su hijo Facundo, quien está desaparecido desde el 30 de abril cuando se dirigía desde Pedro Luro hacia Bahía Blanca.

“¿Por qué pienso qué puede ser Facundo? Por mi instinto de madre”, mencionó la mujer quien precisó que el cuerpo estaba incompleto, sin las extremidades superiores, y boca abajo, “junto a unas zapatillas intactas”, en un sector donde se podían divisar huellas de un vehículo.

Cristina entiende “que acá vinieron a tirar los restos de mi hijo” y reclamó las renuncias del Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, y del intendente de Villarino Carlos Bevilacqua y cuestionó la labor periodística llevada adelante por un profesional de Bahía Blanca.

Los abogados de Castro, Luciano Peretto y Leandro Aparicio, coincidieron en solicitar un peritaje sobre esas huellas que entienden que datan de varios días.

Los restos serán trasladados en las próximas horas hacia Capital Federal para ser analizados por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y en su sede de la ciudad Córdoba se van a comparar restos genéticos con una muestra de sangre de la señora Castro.

El doctor Peretto indicó que los estudios de identidad y probable causal de muerte se efectuarían el martes y afirmó que “el cuerpo encontrado fue plantado o arrastrado por la corriente”.

Finalizó asegurando que “la marea trabajó sobre el cuerpo y se encontraron en 15 lugares restos que podrían ser de una persona, además de las zapatillas que son las que aparecen en las fotos de Facundo, la prueba contundente para Cristina”.

Foto gentileza Rodrigo García – Emmanuel Briane.