Con la sensación del deber cumplido y de haber concretado una primera rueda a buen nivel, Sansinena se retiró victorioso esta tarde de Viedma frente a Sol de Mayo.

Fue 1 a 0 con gol de Mariano Mc Coubrey a los 19 minutos del complemento. Si bien el resultado fue cerrado,  el Tripero había hecho méritos para abrir el marcador en el primer tiempo y el local también tuvo sus chances.

En el inicio del juego el de Cerri logró romper la defensa albiceleste por el sector derecho de su ataque, pero Kevin Guajardo primero se apresuró a definir ante la salida de Nahuel Astutti y después no fue preciso para sacarle rédito a un pase hacia atrás de Kevin Hueche.

En los primeros 45 Segovia, Ramírez y Guajardo fueron los encargados de las jugadas de pregol; Mc Coubrey se mantuvo expectante; Hueche y Toro hicieron el trabajo sucio; Hereñú y Sosa eligieron los momentos para escalar; Herrera y Osinaga controlaron a Morales y Báez abortó todo embate rionegrino.

En el complemento el partido se abrió el partido. El primero en avisar fue Ramírez con un envió que se fue cerca; luego respondió Ponce con un disparado desviado y en la rápida contra el árbitro Luciano Julio omitió un penal de Benítez sobre Guajardo.

Las protestas del cerrense derivaron en un segundo de desconcentración que por poco no lo pudo capitalizar Alberto Reyes, el mejor exponente de Sol de Mayo.

Sin embargo, cuando el Rojo volvió en sí, Mariano Mc Coubrey pescó el balón cerca del área (jugada de Guajardo) y definió por encima de Astutti.

Con la necesidad de igualar, el de Viedma creció y se apoderó del trámite, pero entre malas decisiones en ofensivas,  el choque constante con la muralla tripera, y una salvada increíble de Antú Hernández sobre la línea, jamás pudo llegar a la red.

En definitiva, la victoria de Sansinena fue justa y legítima y le permite cerrar el año en el sexto puesto, en zona de clasificación, con 21 puntos producto de 6 triunfos, 3 empates y 5 derrotas (algo impensado por propios y ajenos en julio).