Enrique Narvay deja atrás a Diego Galván. Eric Verón se sumará al ataque y Maximiliano Tormann quedará expectante. Fotos: Nestor Cañiuqueo.

Existen errores arbitrales en un partido. Desde siempre y posiblemente esto sea así siempre. Y pueden suceder porque pueden equivocarse, como todo humano, y esto es parte de la regla tácita del fútbol.

Sin embargo cuando la equivocación presenta un carácter de severa y por desconcentración en una categoría profesional, se reduce considerablemente su nivel de tolerancia.

El asistente Diego Novelli advirtió un off side de Antú Hernández y el árbitro Nahuel Viñas anuló un legítimo gol de Gonzalo Barez. La imagen es elocuente:

Leonardo Morales, sobre la línea final, habilita a todo Sansinena tras el centro atrás de Enrique Narvay. Y en la segunda jugada, Antú Hernández, ni siquiera interfiere la posición del arquero Higuita.

Esta jugada puntual influyó en el resultado final. ¿Hubo mérito de Sol de Mayo? Si, en su eficacia. En aprovechar al máximo la jugada neta de gol y en cerrar los caminos de ataques del Rojo, particularmente a través de su guardametas, el jugador determinante para el 1-0 del viedmense.

Antú Hernández supera la marca de Rodrigo Ramírez. El Melli tuvo una chance clara en la primera etapa.

¿Es un mal resultado para Sansinena? Lógicamente que mereció más, pero el travesaño, las atajadas de Higuita y el cinco para el peso jugaron en contra en la víspera.

Sin dudas el balance es más que positivo para el de Cerri que logró 7 de los 12 puntos en juego.

Este torneo recién se empieza a desandar y en la próxima parada no será un hueso fácil de roer para Deportivo Madryn en tierras chubutenses.

Matías Recalde le ganará el balón a Héctor Morales. El marcador de punta del Tripero hizo un gran primer tiempo.