El esfuerzo de Alejandro Dianda será en vano. Certero y frío estuvo Gonzalo Bárez para ejecutar el penal en la última jugada.

El cotejo que terminó en 1 entre Sansinena y Desamparados, incluyó un acta de infracción a la Ley del Deporte al delantero visitante Julio Cáceres por agredir al central Tripero Carlos Giménez.

Esto sucedió en la gresca que tuvo como cuadrilátero el sector de la cancha que da al ingreso al predio Luis Molina, como consecuencia de los ánimos caldeados y del momento en que llegó el gol Tripero: en el minuto 95.

Golpes, corridas, algún oficial de la policía con una lesión en la mano y el llanto de Lucas Dilelio por el foul en contra de Federico Pérez que derivó en el penal ejecutado con mucha fineza de Gonzalo Barez, fue la última postal que dejó este partido válido por la fecha 14 de la Zona 1 del Federal A.

Maxi Tormann intenta calmar; el capitán sanjuanino Lucas Márquez parece exigirle explicaciones a la policía y Hernán Zuliani contiene a un auxiliar.

En cuanto al partido, el equipo ahora conducido por Emiliano Ortiz encontró a un rival sumamente prolijo, prácticamente sin fisuras en sus líneas.

El juego en sí fue discreto, tan lejos de los arcos que sólo hubo dos llegadas peligrosas por bando: primero, Tapia se las ingenió entre los zagueros cerrenses para rematar desde lejos y el balón se fue besando el travesaño.

El local replicó con una ejecución de Kike Narvay que Dianda envió al córner, acción en la cual el delantero Rojo sufrió una lesión que le costó su rápida salida (será evaluado en las próximas horas).

Enrique Narvay la para de pecho ante la marca de Juan Rodríguez. Kike se tuvo que retirar lesionado durante el primer tiempo.

En el complemento Carlos Tapia canalizó en la red un descuido de la defensa cerrense y desde ahí todo fue cuesta arriba para el equipo de Ortiz.

Desamparados supo cuidar el resultado a favor, usufructuando cada segundo de demora para ganar tiempo.

Pero tuvo el instante fatídico cuando el recién ingresado Dilelio derribó a Pérez dentro del área y “Panchito” Barez (tal vez el jugador menos pensado para un penal) cruzó su derechazo para que la pelota llegue al tramo de red adjunto al parante.

Abrazo de gol. Pancho Bárez se abraza con Federico Pérez y es abrazado por Nicolás Lareu.