Clara Eliza Aguiar festejó sus 90 años, cumpliendo con el aislamiento social, pero bien acompañada e incluso con algo de música.

Si bien nació en Rio Negro, la familia de Clara gestó sus primeras raíces por estos lares. Sauce Chico fue el lugar elegido, y en el cual vivieron gracias a la labor desarrollada en su propio tambo.

Junto a su hermano “Carlitos” se trasladaron hacia nuestra localidad y donde se produjo la llegada de su única hija, Mabel Arévalo.

Clara recibe día a día el amor de 4 nietos, 10 bisnietos y en la dulce espera de 1 tataranieto.

Quienes la conocen destacan sus mates, y su hobbie, que la mantiene entretenida en época de pandemia, el tejido.

Clara agradeció las demostraciones de cariño y cerró una tarde de festejos con la música a cargo de Eduardo Pastor, uno de sus vecinos.