El intendente Héctor Gay confirmó las modificaciones que realizará en su gabinete a partir del 11 de diciembre, día que marcará el inicio de su segundo mandato al frente del Municipio de Bahía Blanca.

El jefe comunal anunció que Adrián Jouglard será el secretario de Gobierno; Morena Rosello, secretaria de Cultura y Educación; Pablo Romera, secretario Privado; Tomás Marisco, secretario de Movilidad Urbana y Espacios Públicos y José Fernández Ardáiz, director General de Participación Ciudadana y Comunicación.

En cuánto a las delegaciones comunales, Gay únicamente hará una modificación. En tal sentido indicó que el exfutbolista Martín Aguirre estará al frente de Noroeste. Por lo tanto Raúl Martín continuará siendo el responsable en General Daniel Cerri.

El acto de inicio de un nuevo período del poder ejecutivo local se llevará a cabo el miércoles venidero en horas del mediodía en el palacio comunal, luego de la jura de ediles que tendrá lugar en el Honorable Concejo Deliberante.

Principales objetivos en la nueva etapa de gestión:

*Servicios Urbanos: profundizar la calidad de servicios y optimizar los costos, especialmente en mantenimiento urbano y gestión de residuos.

*Trabajo en Red: las sociedades de fomento, los clubes y las iglesias reclaman un trabajo más cercano, por eso los Delegados tendrán una misión central en articular los roles del Municipio con esas entidades.

* Fortalecimiento de la Secretaría de Gobierno como área política por excelencia.

* Se crea una Secretaría de Movilidad Urbana y Espacio Público para mejorar la habitabilidad, poner énfasis en el transporte, el estacionamiento, la circulación vehicular, los medios alternativos; proponer mejoras para los espacios verdes, tanto los que poseen finalidad ambiental (pulmones y corredores verdes), de recreación o de ocio.

* Proponer un plan de desarrollo formalizado para la ciudad y la región. Será una construcción que constituirá el principal legado de la gestión.

* Continuar gestionando con equilibrio de ingresos y gastos

*Impulsar políticas de Participación Ciudadana para generar espacios de charla y diálogo entre el vecino y el Gobierno, que posibiliten la integración de la comunidad al ejercicio de la política para que la población tenga acceso a las decisiones de manera independiente, sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político.