Cuando en la década del 40 el cuatrerense Rodolfo Gatti le declaró su amor a Celina Zinni, comenzó a gestarse una unión impensada para la época.

No por la falta de amor sino porque por entonces era literatura pura imaginar a un hombre de estos lares contraer enlace con un mujer nacida en la localidad italiana de Roccascalegna.

La inmigración y el sentido de pertenencia, dos características fundamentales del siglo XX, se fusionaron en esta pareja para traer a este mundo a Ana, Alcira y Rodolfo.

Y la menor de las hermanas, ayer cumplió con una nueva vuelta al sol. La 74 desde aquel sábado 31 de agosto de 1946. Nacida, criada y con su vida en Cerri, Alcira supo desempeñarse en la emblemática CAP.

Más allá del festejo íntimo junto a su compañero Juan, con quien se casó el 21 de enero de 1972, y el afecto de sus hijos Daniel y Verónica, no faltó el cariño de los más cercanos, de lo más queridos.

Sobrinos, sobrinos nietos, sobrinas nietas, más familiares y amistades, valoraron haber y seguir creciendo con ella a través de whatsapp y videollamadas, los caminos actuales para decirle a esta mujer de bien que no está tan sola en este período que, en muchos casos, saca lo mejor de uno.