Foto: Facebook.

“Tu sonrisa lo demostraba todo. Volá alto mi vida, mi gordito y ahora nuestro ángel que nos guiará y nos dará toda la fuerza para poder seguir”, escribió Silvia, la compañera por 35 años de Osvaldo Trovato, quien nos dejó en las últimas horas.

Su muerte, a causa del Covid, causó una gran congoja en General Cerri y particularmente en el barrio 10 de Junio, su lugar de crianza.

Hijo de obreros, hermano, tío, padre, amigo. Laburante, personaje. Siempre con una sonrisa a flor de piel para saludar a todo cerrense en los lugares donde supo transitar, cuando no en eventos o en la vía pública.

Osvaldo será parte de la historia cerrense por ser integrante de la primera camada del piberío que tuvo el barrio que homenajea al trabajador de la carne, entre ellos sus papás Chiche y Beba.

Sus restos serán velado durante esta jornada y primeras horas del martes y serán inhumados mañana a las 10.30 en el cementerio de Bahía Blanca.