La muerte de Guillermo Bertolli generó mucha conmoción y dolor en la comunidad así como en cerrenses que residen en distintos puntos del país.

La historia de Guille movilizó a la localidad en el año 2009, cuando recibió un riñón de su hermana Mariela.

Desde entonces y a su modo, concientizó sobre la importancia de protagonizar un hecho de estas características: solidario y fundamentalmente humano.

Antes y después de ese punto de inflexión en su vida fue un gran deportista: destacado goleador del 10 de Junio en los encuentros barriales de fútbol; eficaz bochófilo en el Club General Cerri; buen estratega al momento de jugar al voley en Sansinena y en el seleccionado que obtuvo una medalla de oro en los XII Juegos Argentinos y IX Latinoamericanos para Trasplantados.

Quedó pendiente para él más momentos con sus hijos y familia; continuar defendiendo a su querido Cerri; participar en los Juegos Mundiales de Newcastle, etcétera, etcétera.

Guillermo se fue con tan solo 42 años; será deber de todo un pueblo recordarlo, homenajearlo con algún espacio y levantar su bandera particularmente cada 30 de mayo, Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos.

Como nos dijo en su momento “aún falta mucho por recorrer y trabajar en este tema, pero vamos por el buen camino”.

El legado está. Hasta siempre, Guille.