El miércoles 30 de junio de 1976, a poco más de cien días del golpe cívico- militar, los obreros gráficos de La Nueva Provincia y miembros del Sindicato de Artes Gráficas Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, fueron secuestrados en sus respectivos hogares y frente a sus familias.

El periodista Diego Martínez publicó en Página 12 (año 2006)  que en 1975 “los gráficos exigían a la empresa la aplicación de un franco cada cuatro días, como establecía el convenio de trabajo. La medida tuvo alta adhesión, no hubo diario durante tres semanas y la empresa debió cumplir el convenio”.

“El día que La Nueva Provincia reapareció, la directora (Diana Julio) denunció la labor disociadora de los delegados”, agregó Martínez en su informe.

El comunicador afirmó en su artículo que “al anochecer del 24 de marzo de 1976 Diana Julio y Vicente Massot desfilaron eufóricos con una bandera argentina alrededor de la rotativa” y que un testigo recuerda que la mujer preguntó: ¿A que no se animan a hacer huelga ahora?”

Al atardecer del 30 de junio un grupo se instaló en la casa de Loyola y luego se dirigieron hacia el domicilio de Henrich. 4 días después sus cuerpos fueron hallados en La Cueva de los Leones, lugar situado a la vera de la ruta nacional 33 a unos 15 kilómetros de Bahía Blanca, maniatados y acribillados, con signos de torturas.

CableNoticias, el informativo de BVC, presentaba la siguiente nota al momento de cumplirse 40 años de la aparición de los cuerpos de los trabajadores.