Las imágenes de una cámara de seguridad que a continuación compartiremos son una de las claves principales para determinar si hubo intención de parte de un vecino de incendiar una Combi Kía en el barrio de Cuatreros la noche del 13 de mayo.

Además habría testigos presenciales de este siniestro producido en el vehículo que se encontraba estacionado en Güemes al 1100 y que fue consumido por las llamas alrededor de las 22 de ese miércoles.

Los propietarios del automotor, de apellido Torres, tramitaron la correspondiente denuncia en el destacamento local así como en la Comisaría de la Mujer de Bahía Blanca.

Asimismo indicaron que con la diligencia cumplida, fueron amenazados a través de audios por un hombre de apellido Alfaro, lo cual quedó rubricado antes las autoridades pertinentes y en una fiscalía de la vecina ciudad.

Los damnificados esperan el rápido accionar de la justicia y el esclarecimiento definitivo de este hecho ocurrido hace prácticamente dos semanas.