Un vecino de la primera cuadra de calle Gurruchaga fue reducido y detenido durante la última noche tras insultar y herir con un cuchillo a un efectivo policial.

Por este hecho, Martiniano Cisneros fue trasladado a la subcomisaría local y puesto a disposición de la Unidad Fiscal 15 de Bahía Blanca por los delitos de atentado y resistencia a la autoridad, amenazas y lesiones.

Según indica la información oficial, luego de una denuncia por una posible fiesta clandestina y desorden en la vía pública, personal policial se acercó al domicilio de este joven de 29 años.

Allí se constató que en el lugar sólo se encontraba este sujeto “consumiendo alcohol y con la música a todo volumen”.

El comunicado menciona que se lo invitó a Cisneros a “guardar compostura” y bajar el sonido de su equipo.

Lejos de concretar las recomendaciones brindadas, el muchacho “al cual se lo observaba pasado de copas, comenzó a insultar al personal policial sin mediar palabra alguna y comenzó a realizar ademanes con una arma blanca”.

La crónica agrega que “ante esta situación de agresión inminente, (…) se le manifestó a viva voz que deponga su actitud” y posteriormente “uno de los efectivos intentó desarmarlo con el fin de salvaguardar la integridad física del agresor como así también del personal actuante”.

Siempre conforme a lo notificado oficialmente, “al acercarse un oficial, Cisneros le aplica un puntazo en la mano izquierda, ocasionándole una lesión la cual no reviste gravedad”.

Los compañeros del servidor público se abalanzaron sobre Cisneros, logrando desarmarlo y tras un breve forcejeo, lo esposaron.

La policía secuestró un cuchillo tipo tramontina y un par de botellas (con y sin alcohol).

Conforme al informe, Cisneros cuenta con antecedentes por delitos similares y en el año 2019 había sido detenido por los delitos de lesiones y amenazas calificadas a familiares directos.