El último domingo un cerrense fue trasladado a la subcomisaría local tras ser acusado de herir con un cuchillo tramontina a un efectivo policial.

Se trata de Martiniano Cisneros quien desmintió categóricamente la versión brindada por la fuerza pública a los medios de comunicación.

“La policía armó un circo bárbaro y recibí una paliza sin cometer ningún tipo de delito”, afirmó este vecino que explicó lo sucedido en la noche del domingo en la primera cuadra de calle Gurruchaga.

Dijo que “cuando ellos (la policía) llegaron, yo estaba con un amigo, y no dudaron en bajar armados y apuntar con una escopeta”.

“Accedí a bajar el volumen de la música, pero les indiqué a los efectivos que no era necesario la escena con el arma. Entonces fue cuando Lombardo (Cristian, titular de la subcomisaría cerrense) reaccionó de una manera violenta”, agregó.

Y mencionó que Lombardo expresó: “Yo sé hacer mi trabajo” y posteriormente, lejos de deponer la actitud, ingresó al patio tras romper una puerta. Allí cargó su escopeta y luego se abalanzó sobre la humanidad de Cisneros.

“Hubo un oficial que me agarró para que Lombardo me diera culatazos. Me pegaron tanto en mi casa como en la vía pública”, precisó.

En el parte oficial, se indicaba que Martiniano había agredido con un cuchillo a un efectivo, pero de acuerdo a lo declarado por el muchacho a este medio, esa herida la produjo su perro que salió a defenderlo.

El joven también señaló que llegó a la dependencia de 25 de Mayo y Primera Junta “todo destruido. Me metieron en un baño y desde allí escuché que reconocían que se habían mandado un lío conmigo y lejos de un pedido de disculpas, regresaron a mi casa para secuestrar las botellas y el cuchillo, los elementos que aparecieron en los medios”.

“Si llegaba a estar apuñalado alguien, el cuchillo, al menos, tenía que tener rastros de sangre y no se ve. No hay fotos, no hay registro, no hay nada de nada de lo que se me acusa e insisto, el rasguñón fue ocasionado por mi perro”, fundamentó Martiniano.

Cisneros prestó declaración horas más tarde en la Unidad Fiscal 15 de Bahía Blanca y, según indicó a este medio, la doctora Paula Pojomovsky, al ver su estado, actuó de oficio y elevó denuncias contra Lombardo y el resto de los policías.

Además de pedir el derecho a réplica, para avalar lo expuesto en estos párrafos, la familia Cisneros, acercó al Diario de Cerri las fotografías de Martiniano y de cómo quedó la puerta que conecta a la casa con el patio.