La Brigada de Control Ambiental (BCA) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible allanó un predio lindero al Área Natural Protegida de Punta Tombo, en Chubut, pese a la resistencia del dueño del campo, quien quiso negar la entrada al cuerpo de inspectores a la zona donde mataron a casi 300 pichones de pingüinos y destruyeron unos 140 nidos, se informó este jueves oficialmente.

Tras conseguir el aval de la justicia para fiscalizar el predio, se corroboró en el lugar la afectación del ambiente en la colonia de aves y la flora autóctona, producto de la construcción de un camino.

Se recuerda que el último lunes el Gobierno del Chubut dio a conocer que radicó una denuncia penal por los destrozos de nidos y la muerte de los pichones al constatar que la traza realizada con una topadora se concretó sin la previa elaboración del estudio de impacto ambiental.

En el campo vecino a esa área protegida se constató la apertura de “una amplia traza, de aproximadamente unos 700 metros de longitud por unos 3 metros de ancho”, con desmonte de vegetación nativa, para controlar el flujo del agua, reportó el biólogo y presidente de la Global Penguin Society, Pablo García Borboroglu, quien realiza tareas de investigación para el Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas.