Dos efectivos de la Comisaría Séptima fueron hospitalizados fuera de peligro tras volcar con el móvil policial que se encontraba persiguiendo a un cerrense.

Según se indicó, este vecino de 23 años no acató la orden de detención de marcha de su auto en la zona de avenida Alem al 3300 y emprendió el regreso a Cerri.

Y en el marco de la persecución, ocurrido después de la 1 de este viernes, el vehículo de los efectivos finalizó a los tumbos al llegar a la rotonda de Don Bosco y la ruta nacional 33, en el inicio también de la ruta 35.

El operativo concluyó minutos más tardes en la esquina de González y Lugones, en el barrio 10 de Junio, con la aprehensión del conductor.

“Sorprendió la actitud de esta persona, porque en el auto no tenía absolutamente nada para ocultar. No se entiende aún los motivo por los cuales no se detuvo en un primer momento”, indicó una fuente confiable.