Tras batallar durante semanas por su vida, es inminente el alta médica Pablo Cañiuqueo, el motociclista cerrense víctima de un siniestro vial ocurrido el viernes 29 de enero.

El “Pichi”, como es conocido en la localidad, había ingresado ese día en estado crítico al hospital Leónidas Lucero luego de impactar fuertemente contra el pavimento a raíz de una maniobra imprudente de un conductor.

Cañiuqueo permaneció sedado durante tres semanas y recuperó el conocimiento el viernes 19 de febrero.

A partir de ese momento inició un proceso de recuperación prácticamente inusual: cinco días más tarde abandonó la unidad de cuidados intensivos y el último martes logró alimentarse por sus propios medios y comunicarse verbalmente con su familia.

Su situación y estado de salud preocupó a gran parte de la localidad que lo conoce y trata por los diversos emprendimientos y ocurrencias que lleva adelante el joven para ganarse merecidamente la vida.

En su estado de Whatsapp, publicó “te gané hospital; primer chico de local en Cerri” como para reflejar su combate que proseguirá en su domicilio en los días venideros, y en el cual no sólo estuvo la fe de su familia sino también el afecto y energía de la comunidad cerrense .