En el marco de un operativo encubierto, personal policial detuvo ayer en el cementerio bahiense a un acusado por abuso sexual gravemente ultrajante en perjuicio de una menor.

Esta persona fue a despedir los restos de un familiar. Los efectivos, enterados del fallecimiento, concurrieron a la necrópolis y se hicieron pasar como empleados comunales.

Al identificar al sospechoso, procedieron a detenerlo para trasladarlo a la Comisaría Primera, a la espera de un cupo en la unidad penitenciaria de Bahía Blanca.