A diez semanas el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio efectuamos una nueva entrega de las postales cerrenses en cuarentena.

Recordamos que la intención es reflejar el quehacer de la localidad en esta situación de emergencia sanitaria.

Agradecemos nuevamente a quienes son cómplices en este objetivo periodístico y fotográfico que es es dejar un registro local en este momento histórico para el mundo.

Imaginar estos días como de película, nos guió a estas imágenes del pueblo trabajador.

“Dios se lo pague” – Luz, cámara y acción para el gasista que dejará en condiciones el calefactor.
“Un lugar en el mundo” – ¿Cómo hace uno para saber cuál es su lugar? Tal vez la voluntaria nos responda “cuando no te puedas ir”.
“Tiempo de valientes” – Desde el momento que el chofer avisora una salida, el presente se nos vuelve menos desesperanzador.
“El secreto de sus ojos” – En su comercio se mira para adelante, con una sonrisa indisimulable y amable.
“La fuga” – Meta pedal los amigos huyen de la rutina laboral hacia el calor del hogar.
“Mundo grúa” – No es un buen momento, pero saldrá todo bien para el amigo.
“El hijo” – ¿Es un repartidor? ¿Es un cadete? No, es el que ya tu sabes…
“El misterio de la felicidad” – Está en lo que esta panadera deposita para la merienda de un cliente.
“Mi obra maestra” – Continuidad de una tarea de albañilería del vecino Tito.
“El ciudadano ilustre” – Por ser trabajador, por ser un vecino histórico y por ser un tipo de primera, nuestro reconocimiento y abrazo así como de cada cerrense.