A ochos días del incidente que determinó en un bocinazo de protesta por las calles cerrenses, un nuevo vehículo quedó incrustado en la intersección de Rodríguez Peña y Moreno.

El incidente vial de este mediodía, protagonizado por el conductor de un Chevrolet Astra, tuvo muchas similitudes con el ocurrido el sábado 1 de agosto.

El auto al intentar pasar por dicha esquina quedó con las ruedas delanteras prácticamente sumergidas en un pozo de agua, lo mismo que le había sucedido a una vecina la semana anterior.

“Es el tercer caso en diez días y es evidente que no hubo una respuesta por parte de las autoridades a este inconveniente que hoy ocasionó mucha impotencia de la persona que tuvo que ser auxiliada por alguien cercano a él”, explicó un vecino del sector.

Posteriormente a este hecho, alguien del lugar tomó cintas y palos para demarcar en forma de cuadrilátero la zona donde se encuentra este pozo que, hasta el momento, permanece sin solución.