Hasta que la Justicia no actué fehacientemente, perdurará en la comunidad la bronca y el repudio por el ataque sexual de la que fue víctima una joven de nuestra localidad en las primeras horas del último domingo.

Y de este hecho, se hizo eco el Círculo Feminista Cerrense acercó a este medio un mensaje abierto a cada vecino y vecina el cual compartimos con cada lector y lectora.

“Hoy nos despertamos con una lamentable noticia en nuestro pueblo. Una nueva situación de violencia hacia una mujer.

Desde el Círculo Feminista Cerrense no queremos dejar pasar la oportunidad para repudiar estos hechos que nos violentan y no nos permiten vivir con libertad. La igualdad no existe si pasan estas cosas. Nuestras calles no son seguras para nosotras.

Exigimos justicia! Y exigimos al Estado que informe qué medidas van a tomar para que estas situaciones no vuelvan a pasar. No podemos permitir que se repitan una y otra vez en nuestro pueblo hechos de violencia física, sexual, psicológica hacia las mujeres y niñas. El Estado debe garantizar y proporcionar políticas de protección hacia nosotras.

En Cerri no existe ninguna entidad o lugar donde acercarse para recibir contención e información cuando una mujer sufre violencia. Solo contamos con la comisaria local que desde el año pasado se encuentra con la obligación de tomar denuncias de violencia de género sin tener que derivar a Bahía.

Sin embargo esto no alcanza, necesitamos un equipo de profesionales que brinden contención en cuestiones legales, de salud y económicas, específicamente ante situaciones de violencia de género.

Desde el Círculo Feminista Cerrense volvemos a exigir que el Municipio de Bahía Blanca garantice la presencia del área de Políticas de Género en nuestra localidad y ante estos hechos aberrantes que tenemos que volver a sufrir, exigimos que a la brevedad hagan públicas las acciones que esperan llevan a cabo en Cerri.

Esto no es sinónimo de “falta de seguridad”, es una violencia estructural que sufrimos las mujeres, niñas y disidencias. Existen leyes que obligan al Estado a garantizar nuestro derecho a una vida libre de todo tipo de violencias, no se trata de un reclamo aislado, somos miles de mujeres a lo largo de todo el planeta que levantamos esta bandera.

No estamos solas 💜”.