Siempre es saludable que una crítica sea acompañada con una sugerencia o eventual solución para una situación cuestionada y en este contexto, un grupo de vecinos propuso la instalación de contenedores para desechar material seco y evitar su acumulación en terrenos o espacios públicos.

Los contenedores podrían ubicarse, de acuerdo a lo expresado por este grupo, en puntos estratégicos a fin de reducir todos los inconvenientes que genera esta problemática (suciedad, olores nauseabundos, rotura de bolsas por parte de perros y el posterior desparramo producido por el viento).

Esto tendría que ser coordinado por las autoridades locales, siendo función de los vecinos respetar la separación en origen, depositar las bolsas en los cestos cuando corresponda sin utilizar ningún otro lugar para dejar los residuos domiciliarios.

Mucho material en un terreno ubicado frente al barrio Arquitectura.

Desde la información publicada por este medio en relación al pedido expreso de un vecino de no arrojar basura en sectores baldíos de las 212 Viviendas, varios lectores indicaron que esta situación se repite en diversos barrios de la localidad.

A raíz de la pandemia mundial, la delegación local, al igual que el resto de los estamentos públicos, redujo notoriamente su actividad diaria. Por este motivo, el servicio de recolección se brinda domingo, martes y jueves en horario matutino, siendo prioridad el material húmedo.

Además podemos sumar la poca paciencia de algunos cerrenses y la cuota de irresponsabilidad de otros para producir este inconveniente que perjudica a la comunidad.