Si bien las luces siempre están puestas en Emanuel Ginóbili, es mucho mayor el compromiso y dedicación con la selección nacional que tuvo Luis Scola quien dejó definitivamente atrás su etapa de jugador.

No sólo estuvo en las buenas sino que también supo participar y dar la cara – la suya y la de sus compañeros- cuando no se lograban los objetivos propuestos por este grupo de deportistas que llegaron a la cúspide en los juegos olímpico de Atenas.

Scola continuará ligado al baloncesto como CEO del club italiano Pallacanestro Varese, donde militó la última temporada.

El ecapitán del seleccionado argentino se había reincorporado al Varese en agosto pasado tras unas vacaciones y su futuro como jugador era una incógnita, que fue revelada este lunes por su representación con la novedad de su ingreso a la directiva de la entidad.

De esta manera, el mundo deportivo es testigo del fin de una brillante carrera de 26 años que incluyó una década en la NBA.