A raíz de diversos inconvenientes sucedidos en un tramo de calle Larrea, vecinos de ese sector elevaron su preocupación a autoridades comunales.

Según expresaron, son varios los disturbios que se generan en forma semanal entre una de las intersecciones de la plaza Andrés Morel y la costa de arroyo.

Por esta razón, se analizó la posibilidad de optimizar las luminarias, gestionar mayor presencia policial en determinados horarios y establecer un dispositivo que funcionaría como alarma vecinal.

Se recuerda que hace pocas semanas, una vecina sufrió daños importantes en su vehículo que se encontraba estacionado a la altura del 300 de la citada calle y hasta ese momento no había aparecido el responsable del hecho.