A raíz de la controversia que generó en la opinión pública las diversas solicitudes de prisión domicilia gestionadas ante la Justicia a raíz de la emergencia sanitaria, el presidente Alberto Fernández utilizó la red social Twitter para aclarar el posicionamiento del Gobierno Nacional.

“Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados”, fue el primer tuit del mandatario.

Más adelante precisó que “en Argentina la solución del problema está en manos de los tribunales. Son los jueces naturales quienes, de considerarlo necesario, disponen libertades. Las cámaras de casación han hecho muy oportunas recomendaciones para hacer frente al problema”.

Asimismo remarcó que estas aclaraciones las formuló “ante la malintencionada campaña que se ha desatado en redes y medios de comunicación induciendo a hacer creer a la ciudadanía que el Gobierno prepara una salida masiva de gente detenida en virtud de procesos penales”.

“Lamento la conducta de quienes en circunstancias tan cruciales como los que vivimos, muestran su poco apreciable condición humana intranquilizando a la sociedad en momentos en que precisamente más necesita ser contenida”, finalizó Fernández.