La jornada de vientos fuertes de la víspera, similares a los que predominan la región patagónica, dejó su secuelas en General Cerri.

Si bien no se reportaron personas heridas, los bomberos voluntarios acudieron a diversos sectores para realizar tareas preventivas debido a la caída de árboles y postes de alumbrado.

El más importante afectó a una zona del barrio de Cuatreros, que permaneció por un tiempo sin suministro eléctrico a raíz del corte de un cable de media tensión.

En otros puntos del ejido urbano, como se ilustra en la nota, ejemplares arbóreos fueron derribados por las ráfagas.

En este caso también concurrieron los servidores públicos a fin de subsanar el inconveniente.