Durante el fin de semana la Dirección General de Fiscalización procedió a clausurar un comercio chino ubicado en González al 300.

Asimismo fue clausurado un minimercado que funciona en la primera cuadra de calle Gutiérrez.

En ambos comercios las medida se determinó por constatarse la venta de bebidas alcohólicas en horario no permitido.

No obstante los locales podrá reabrir sus puertas al público en las próximas horas.