El 22 de abril de 1985 dio comienzo el juicio a las Juntas Militares por los diversos delito cometidos durante el denominado “Proceso de Reorganización Nacional”.

Hasta el 14 de agosto de ese año, 833 personas brindaron su testimonio en la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia de la Nación.

Exdetenidos, familiares de las víctimas y personal de las fuerzas de seguridad detallaron lo vivido entre 1976 y 1983.

Crímenes, violaciones a los derechos humanos (secuestro, torturas), robos, allanamientos ilegales, centros clandestinos de detención y la represión del Estado como plan de esa dictadura cívico-militar quedaron en evidencia durante esos meses de debate.

Ni bien asumió como presidente Raúl Alfonsín decretó el juicio sumario ante el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas a los integrantes de las tres primeras juntas militares que usurparon el gobierno el 24 de marzo de 1976.

El 13 de febrero de 1984, el Congreso de la Nación sancionó la Ley N.º 23049 de reforma del Código de Justicia Militar para que la justicia civil se hiciera cargo de los delitos de lesa humanidad.

Y un año más tarde comenzó este histórico juicio cuyo Tribunal, integrado por los jueces León Arslanián, Jorge Torlasco, Ricardo Gil Lavedra, Guillermo Ledesma, Jorge Valerga Aráoz y Andrés D´Alessio, sentenció a:

*Jorge Rafael Videla (jefe del Ejército entre 1976 y 1978) y Emilio Eduardo Massera (jefe de la Armada entre 1976 y 1978) a reclusión perpetua.

*Roberto Eduardo Viola (jefe del Ejército entre 1978 y 1979), a 17 años de prisión.

*Armando Lambruschini (jefe de la Armada entre 1978 y 1981) a 8 años de prisión.

*Orlando Ramón Agosti (jefe de la Fuerza Aérea entre 1976 y 1978) a 4 años y 6 meses de prisión.

Fueron absueltos: Omar Rubens Graffigna (jefe de la Armada entre 1978 y 1981), Leopoldo Fortunato Galtieri (jefe del Ejército entre 1979 y 1982), Jorge Anaya (jefe de la Armada entre 1981 y 1982) y Basilio Lami Dozo (jefe de la Fuerza Aérea entre 1979 y 1982).

Invitamos a observar el video que compartimos a continuación, utilizando la frase invocada por el fallecido fiscal Julio César Strassera que le pertenece a todo el pueblo argentino: “Nunca más”.